viernes, 1 de mayo de 2009

Advertencias sobre Madrid

Ángeles en la Plaza Mayor

Viví en Madrid todo el 2005. Esa experiencia fue una de las que han marcado mi vida. Por eso, al escribir sobre Madrid puedo estar ligeramente posesiva, sentimental, exagerada y azotada. Compréndanme, es de mis grandes amores.

Por lo tanto, lo que escriba de Madrid no está dirigido a los turistas que solo viajan para ir de shopping –al corte inglés- y poner fotos de la Cibeles en facebook. Y que para acabarla, se la pasan quejándose de todo y haciendo absurdas comparaciones con su país.

Por lo expuesto anteriormente, es muy probable que los escritos de la capital madrileña, tengan un sentimiento diferente. De antemano, me disculpo por las amenazas.

Los españoles son gritones y no tienen esa amabilidad mexicana, en la que todo mundo le atiende de usted y lo que el señor quiera. Por eso, si gritando sueltan un ¡¿QUE QUEREIS COMER?!, sin un “Buenas tardes” antes es que así son. No tienen nada contra ustedes, gastar en euros no los hace importantes.

[caption id="attachment_654" align="alignleft" width="300" caption="Bar de tapas"]Bar de tapas[/caption]

En los bares de tapas se come parado y se tiran las servilletas al piso. Lo típico de desayuno es café con bollería, olvídense de huevos revueltos con jamón y frijolitos. Para los mexicanos acostumbrados a las tortas, una bocata con jamón y queso es una mentada. Pero sólo así se aprecia el sabor de las carnes frías y los quesos de la región.

Y sobre todo: NO HAY LIMÓN –como el de México-, TAMPOCO HAY CHILE. Sin embargo, esto no quiere decir que no sea deliciosa la comida con un ambiente que le complementa. Cuando comen en una tabernita española, si únicamente jodiendo porque no pica, se pierden todo el ambiente, los viejitos quejándose y gritando. Sólo tomando una caña –y su tapa- desde la barra es posible apreciar la capacidad de los que la atienden para controlar los tragos y seguir la plática.

La mejor temporada es casi llegando el verano, por junio o julio, aunque en agosto hay muchísimas cosas gratis por hacer. A mi me encanta el calor y así pueden ver a las gachupincitas con poquita ropa. El invierno, si tienen suerte nieva. Si no, Navacerrada está a poco más de una hora en tren y ahí pueden ver nieve hasta hartarse. Vayan cuando quieran, pero quédense mínimo 5 días. Madrid es antes que París, Roma o Londres.

Ver Madrid, en sus atardeceres desde las vistillas, con sus viejitos al sol y sus chavales en metro en la madrugada. Sus loquitos del metro y los otros locos por “aleti” o el Madrid. Sentir las piernas sin fuerzas por caminar sus museos de día y bailar toda la noche de Marcha. Comer mil tipos de tapas, kebbabs y embutidos. Cerveza de grifo y clara. Vino tinto y de verano. El cielo azul escapándose de la plaza mayor.

Mejor váyanse un rato a vivir.

[caption id="attachment_655" align="aligncenter" width="300" caption="Templo Debod"]Templo Debod[/caption]

3 comentarios:

Reyna dijo...

¡Eso, vámonos a vivir a Madriiiiii' otra vez, tía!

____________________

Ya dijistes! besos :)

Hector Mendoza dijo...

Gracias por los consejos, los tendre en cuenta, las ciudades se tienen que conoser por la cara que no se le da a los turista, es solo asi cuando realmente conoses a una ciudad, conose a su gente y no a sus tiendas, conose sus costumbres y no sus modas, conose lo que nadie quiere conoser y es ahi cuando conoseras a una ciudad, gracias, un saludo

Rox dijo...

Es lo que hace la diferencia entre un viajero y un turista ;)