martes, 7 de julio de 2009

Puebleando en el DF: Xochimilco

Desde niña he sido fan del museo de antropología de la Ciudad de México. Mi mamá nos llevaba cada mes, ya que como buena maestra, siempre nos inculcó la historia. Sobre todo, la exposición azteca me encantaba. Con la maqueta, en la que están las calzadas y lagos de la gran Tenochtitlán fantaseaba lo increíble que ha de haber sido. Ya me habían llevado a Chichen-Itzá, por lo que me imaginaba llegar a una piramidota como esa en una canoa.

Y las canoas salían de Xochimilco. Por eso cuando Reyna me propuso ir, me acordé de la maqueta y me puse mis tenis.

[singlepic id=173 w=224 h=168 float=center]

Hambreadas y en tren ligero, llegamos a Xochimilco. Inmediatamente nos fuimos a desayunar a esos puestitos donde hacen quesadillas sin queso y sopes con el frijol en medio. Todas de maíz azul y todas deliciosas, no importa como le nombren a los tacos y tlacoyos. Con la panza llena, decidimos ir a tomar fotos al mercado.

[singlepic id=176 w=224 h=168 float=left] Me encantan los mercados en el DF, tienen un toque diferente a los de las ciudades que he vivido. La gente está mas proactiva, mediante que lleva güerita/marchanta te animan para comprarles. También están los precios en sus tradicionales papeles de tinta rosa. Se ven muy viejos ¿Cuántos habrán mandado hacer?

Lo que me sorprendió de Xochimilco fue la variedad de verduras que hay. Conocí el chilacayote y otros tipos de chiles. Parecía extranjera preguntando… ¿Y esto que es? También vi puestos asignados únicamente al maíz, mi alimento preferido. En otros puestos, te vendían la sopa / combinación de verduras a granel para preparar ensaladas o sopa de verdura… en mi rancho sólo lo venden en un platito ya empacado.

[singlepic id=175 w=224 h=168 float=center]

Terminando una parte del mercado oímos unos tambores y vimos gente disfrazada bailar. Dicen que en Xochimilco siempre hay fiesta, ésta era de un niño santo al que la gente se acercaba y besaba el vestido. Al frente, iban unos danzantes que resultaron (danzantas) que me recordaron a un baile michoacano.

[singlepic id=179 w=224h=168 float=center]

La procesión llegó al templo de San Bernardino de Siena, donde iba a comenzar la misa. Posteriores investigaciones en internet me informaron que el niño era llamado el Niñopa, una representación antigua y “milagrosa” del niño dios que es resguardada cada año por una familia piadosa. A la familia se le llama mayordomo y, si se quieren apuntar, la lista va en el 2035. ¿Te admitirán en la lista si tienes más de 80?

[singlepic id=181 w=224 h=168 float=center]

Regresamos al mercado, al área de animales vivos, en la que venden gallos, patos, gallinas, conejos, pollitos, guajolotes, palomas, etcétera. La mitad de mi ADN tiene sangre muy chilanga. Uno de mis bisabuelos maternos llegó a vivir / fundar la colonia obrera y mi abuela me ha contado como criaban animales vivos para comer: Construyeron su casa en una especie de piso alto de madera y abajo vivían los animalitos que después cocinaban. Que incluso vendían las miadas de los conejos para hacer perfumes.

[singlepic id=180 w=224 h=168 float=center]

Al ver que vendían animales vivos, me acordé de eso y de tiempos más inocentes. Supongo que la gente de entonces si valoraban la comida y lo que había que hacer para conseguirla. El que aún hay gente así en el DF es sorprendente.  El olor de los elotes cocidos hicieron arrepentirme de esa extra quesadilla que me comí. Eso no me impidió comer unos ricos panecitos de elote. Tienen un nombre indígena que olvidé, pero son dulces y absolutamente deliciosos.

[singlepic id=185 w=224h=168 float=left]Lo único que me molestó del paseo xochimilteca fue que desde que bajamos del tren, nos estuvieron acosando con llevarnos a los embarcaderos. Por eso decidimos irnos solitas, caminando. Lo bueno es que conocimos el pueblo y a su gente. Me encontré casas en vecindad con callejones, con espacio apenas para que una persona pase. Están pintadas de muchos colores y la pintura está descuidada. Hubo una casa en especial que está al borde de un canalito. A Reyna y a mí nos encantó. Después salió la dueña y me acusó de quererme robar su perro. Ah, estos chilangos tan curiosos.

¡Lo malo fue que caminamos demasiado! Esto por ir sin mapa y seguir las indicaciones que son para coche. Cuando por fin llegamos a ver las trajineras, me decepcionó un poco que ya no usan flores en sus tradicionales adornos. Ahora son de papel. No teníamos intensión de subir, ya andábamos cortas de lana y tiempo. Así que nos compramos una nieve y nos sentamos a ver a la gente que si subió. Yo no sabía, pero puedes subir hasta con el perico. Me agradó la idea.

[singlepic id=186 w=224h=168 float=center]

Volvimos al centro y tomamos un microbús al museo de Dolores Olmedo. El micro traía como banda sonora al Haragán y venía un chavo banda cantándola "muñequita sintética" con muchísimas ganas. Me sentí tan chilanga. Por 5$ hice pipí en el museo, vi una sala, a los xoloscuincles y pavorreales y corrimos de regreso al tren para llegar a la estación de Taxqueña para tomar mi autobús a Querétaro.

Terminé cansadísima pero contenta, de haber puebleado una vez más en la ciudad más grande del planeta.

[nggallery id=13]

8 comentarios:

controlzape dijo...

Más que un baile michoacano las danzantas de tu foto me recuerdan unos brincoteos morelenses.

Me gustó tu recorrido xochimilca, un día de estos me lo echo.

Reyna dijo...

My dear, sin afán de ofender sino más bien de enriquecer este relato tan novedoso sobre el enigmático y suculento Xochimilco, incluyo algunos datos provenientes de la sabiduría chilanga que me ha dado el vivir 30 años salteaditos en este DF tan lleno de rincones maravillosos que pocas veces son visitados por fuereños a nuestras tierras aztecas, quizá por el miedo a que les roben hasta la camisa, pero esa es otra historia, yo digo que leyenda urbana, pero los periódicos dicen que producto de tanto hacinamiento, falta de empleo y yo agrego que a un gobierno mal administrado, usurero y cuya evolución no ha sido para favorecer a los capitalinos. Pero volvamos a Xochimilco, el niño que estuvo en el paseo dominical por las calles xochimilcas no era el niñopan, ese es el más famoso de Xochimilco, pero ese no fue el que vimos. Este quién sabe quién demonios, digo, digo, qué hermoso santo era, no me acuerdo, pero seguro no era el niñopan. Y el traje típico es el de los chinelos, como los que andan por ahí por todo Morelos en épocas de carnaval. Las gorditas esas de maíz se llaman itacates, son comunes también en Morelos. Hay que volver!! Me gustó re leer el viajecín, estuvo bien chido ¿no? Nomás faltó la calle dedicada, por supuesto al América... aunque yo soy puma, pero el DF sin el América, no sería igual... Perdónenme, y en serio, no le voy al América, me choca!

Carlos dijo...

Hola, buen post! Me encantan los relatos de la ciudad, ah como me gusta vivir aquí con todo y la ocntaminación el tráfico y los malos gobiernos.

Por cierto, crecí en la colonia Obrera y me interesa su historia, dime que me puedes contar mucho, quiero hacer un post de la misma.

wichobeto dijo...

y cuando se pone ese mercado
¿todos los dias?

wichobeto dijo...

cuando se pone ese mercado ¿todos los dias?

robnerto dijo...

ke lastima ke tengas una vision muy pobre de lo ke es xochimilco, pues de verdad nisiquiera recorriste los mejores lugares, ademas, el niñopa es el santo patron y apenas el 2 de febrero se rewalizo iuna de las festtividades mas inportantes de esta delegacion unica en el mundo, ya que cuanta con un lago natural ke no fue hecho por el hombre y si no conosiste el canal no conosiste xochimilco. en tonces no puedes emitir una opinion opor el hechio de ke no te alcanso el dinero pero ramarcaqs ke solo te alcanso para ir al baño. tiene 18n barrios y catorce pueblos, nada ams ojala tengas un pokito de cultura y estes orgullsa de dinde eres o por lo menos tengas una identidad

Anonymous dijo...

yo vivo en xochimilco y solo pasaba a comentar que el niño de la foto no es el niñopa ,pero si gustan puedo servir como guia sin algun tipo de remuneracion es solo por que me gusta mucho el lugar en donde vivo y una de tantas experiencias muy valoradas por mucha gente son las ofrendas de dia de muertos claro sin dejar de mencionar el dia de la candelaria en xochimilco que se hace el cambio de mayordomia del niñopa,y por cierto el tianguis de animales es sabados y domingos dejo mi mail por si puedo ayudar en algo javo_69@live.com.mx

miguel dijo...

no puede ser quien escribio esta reseña...que nunca habia visto animales y plantas pues en que México vive