jueves, 5 de agosto de 2010

¿Suerte o Chingonería?

Cuando reciba un Óscar, Grammy, Computito Life achivement, Blog award o mínimo, un premio TV y Novelas, no daré gracias a dios. No sólo porque no creo en él o en el destino que promete; sino porque estoy segura que habré hecho los méritos suficientes para ganármelo. Sólo agradeceré a mis padres y a alguno que otro monito.

Sin embargo, no puedo dejar de sentirme afortunada. He corrido riesgos y si acaso el resultado no fue un WIN completo, puedo decir que me ha ido bastante bien. ¿Eso es la suerte? ¿Dónde quedan las coincidencias en mi mundo escéptico?

Desde que dejé de chambear de computita, hice algunos trabajitos cuyo ingreso invertía en cerveza o una buena comida. Pero las matemáticas no fallan y si dejas de echarle al botecito de una manera constante, te quedas pobre. Y fue durante mi viaje que me di cuenta que tenía que volver a trabajar. Algo leve, no soy ambiciosa. Y es que la vida es tan buena cuando haces lo que te gusta que no tenía ganas de esclavizarme por muchos miles de pesos. Yo le tiraba a maestra computita o webmaster; nadie querría una QAcita de tiempo parcial. Bloggear profesionalmente también estaba (está) en mis planes, pero hasta yo sé que vivir de eso está muy cabrón.

Entonces hice un par de ridículums: en web para blogger y en pdf para computita. Eso de listar lo que has hecho bien, en lo que te gusta, es como darte palmaditas en la espalda y eructar. Me sentí orgullosa y satisfecha. Hasta le hablé a mi mami y le dije que tiene una hija bien chingona. Ahora sólo tenía que hacerle notar al mundo que existía alguien como yo.

La siguiente semana comienzo a buscar trabajo, pensé hace un par de jueves.

Al día siguiente recibí una llamada solicitando mis servicios de QAcita. Alguien le había llegado con el chisme de que le movía a eso del Quality Assurance en Software y quería platicar conmigo. La modalidad propuesta: asesorías. Yo sería dueña de mi tiempo, pero entregando resultados en cada etapa.

¿Suerte? ¿Coincidencia? Arggg, yo sigo diciendo que no. Y es que al final, lo que pesa son los resultados y los míos son los que dispararon todo.

Así que ayer comencé con mis asesorías de QAcita y mi parte computita está feliz. No sólo porque tengo trabajo sin haberlo buscado, si no porque me gusta el reto en el que me metí. Soy objetiva y sé que las cosas no están fáciles, que hay que chambearle. Pero estoy dispuesta a hacerlo.

Ahora, tengo que demostrar que soy tan chingona como ya lo escribí.

Ya les contaré.

2 comentarios:

The Passenger dijo...

wow felicidades por tu trabajo.

Rox dijo...

Gracias passenger :D