martes, 14 de septiembre de 2010

Escuincles caguengues

Tengo un par de conocidos que, a pesar de tener 18- 19 años, son unos pinches escuincles. Ignoro si así sean todos los de esa edad y supongo que no soporto sus dramas porque ya estoy muy vieja.

Pero es que chillan de todo: "No, no quiero tomar porque me pongo muy mal"; cuando la fiesta termina, están hasta la madre de borrachos. "Nadie me quiere, no tengo novia" y siempre traen tremendos moretones en el cuello. Sus dramas de vidas injustas y madres que no los comprenden me aburren.

Yo se los dije: le hacen mucho de pedo. Cada generación cree que es bien malota e incomprendida y creen que rompen con los demás, pero la verdad, llevamos mucho tiempo haciendo las mismas pendejadas. No hay historias muy originales, gente.

Como sea, esos escuincles están enfermitos y les gustan mis historias de sexo rudo, ofensas y degradación.

Quema es una de ellas. Y recibió aplausos y ovaciones. Ya sé lo que van a decir: la enferma es la que escribe, osh con ustedes.

Luego dicen que sólo escribo de sexo placentero.

4 comentarios:

Andreinski dijo...

Me siento aludida, óyemeSS.


Jiji, no es cierto, creo que mi etapa realmente caguengue fue hace mucho más tiempo. A mis 19 -que fue cuando me conociste by the way- ya mis intensidades fueron otras aunque me sigo poniendo bien idiota con muy poquito alcohol jaja.

Besotes, Rots.

(¡quema! ...ai loveeet)

rainman dijo...

No manches, esa historia solo puede provenir de una mente malevola y enferma

Rox dijo...

Andreinski: pero no chillas por borracha... o si?

Rainman: O_o

rainman dijo...

coff coff, perdon, Rox, lo que quería decir es que no me gustó tu cuento "quema"... ah, ya es tan tarde? bye me tengo que ir!