miércoles, 10 de noviembre de 2010

La parodia de Sex & the city


Durante las 6 temporadas de “sex & the city” fui fan.  Amé la primera película, un gran remate para la serie.  Pero en la segunda película, Carrie y compañía se volvieron una caricatura de sí mismas.  Exageraron y, lamentablemente, terminaron dándole en la madre a lo logrado durante tanto tiempo.
¿No fueron demasiado los cisnes? Le pregunta el amigo puñal a Carrie durante la boda. SI FUE DEMASIADO.  Alguien consideró que caminar por la Quinta Avenida con zapatos de diseñador era muy poco.  Por eso, las mandaron al medio oriente para que caminen en tacones por la arena, seguidas por sirvientes que les llevan champagne.  ¿Sexo en los bares? Bah, mejor escandalicemos musulmanes en un mercado por traer condones.
¿Y hacer drama por las infidelidades de Big? mñee, hagamos drama por un besito con Aidan.
Lo repito: fue demasiado.  ¿Era necesaria la caricatura? Incluso, como auto-parodia, es pésima.
A los escritores se les olvidó que, lo que nos gustaba de la serie no eran los zapatos de diseñador o lo caliente de Samantha.  Era vernos reflejadas en ese drama amoroso, en las personalidades de las protagonistas, en el apoyo sentimental que se daban.  En la última película, los hombres se difuminaron e incluso, perdimos a Big.
La serie de las solteras calientes no sobrevivió al matrimonio feliz. 

No hay comentarios: