martes, 31 de mayo de 2011

Blackberry people

No tengo smartphone. El celular que tengo me lo regaló mi hermana, ya que se lo dieron con su plan. Es de esos “amigos” que venden en el oxxo por 300 pesos. Igual salió reculero porque se descarga cada dos días. No me compro otro porque prácticamente no lo uso: gasto algo así como 100 pesos cada mes y medio en saldo.

Y es que me caga hablar por teléfono. Nunca hablo “para saludar”. Tampoco sigo conversaciones tipo ¿Qué has hecho?, no importa que el que pague sea otro. Supongo que es consecuencia de algún trauma es infantil Telmexiano. En aquellos análogos tiempos, apenas descolgaba el teléfono, y mi papá gritaba ¡no te tardeeees!. También está el hecho de que soy práctica y antisocial.

Los celulares de mis fellow computitos son acá, la última tecnología de 5GSMHR2. Cuando los ponen sobre las mesas de juntas parece una pinche exhibición de Telcel. Casi me da pena mi teléfono de escuincla. Pero entonces, suena el ring-tone de angry birds o starwars y amo a mi celular sin carga.

He intentado dejarlo, no tener celular. Pura pinche idea hippie que, como andar por la vida sin calzones, nunca llevaré a cabo. Me siento orgullosa que, a diferencia de muchos telefonoadictos, no tengo reacción pavloviana ante el rrrring.

En las primeras dos temporadas de los Soprano, no utilizaron los celulares. Escenas hablando en casetas telefónicas, a deshoras y bajo la lluvia hacían ver a Tony aún más dominante (y sexy). Qué mejor manera de hacer valer organigrama que decir: espera mi llamada en la caseta. No sé a qué hora, no me importa si te enfermas, chingas a tu madre si no contestas.

Otra de las series en que se vivió el cambio de no tener celular a tenerlo, es Sex & the City. Carrie se negaba a usarlo, hasta que en un episodio las cosas se complican y no pudieron contactarla, dejándola plantada en su cumpleaños y al borde del drama. Por supuesto, termina cediendo ante la tecnología y en el final, nos enteramos del nombre de Mr. Big con la llamada entrante del celular.

Las tramas de las series de estos días hiperconectados son inconcebibles sin el celular. Desde los iPhone 5 que utilizan en CSI, los smarthphones de los ñoños de Big Bang, hasta la despedida del papá de Marshall, en HIMYM.

Por eso, cuando comencé a srereremirar Seinfield me preguntaba qué trama podrían hacer con los celulares. Capítulos completos se irían a la basura si éstos aparatejos hubieran existido en esos días. Confusiones como ponere de acuerdo para ir al cine (y que se equivocan de salas) o llegar a la cabaña del Bubble boy, valdrían madre con el celular.

Así que cuando vi el capítulo de Curb Your Entusiasm 7x10 en el que se “reune” el elenco de Seinfield, mi corazoncito Seinfildezco gritó ¡Get Out! al descubrir que uno de los argumentos conflictivos estaba relacionado al iPhone. Eso, sin contar el reclamo que le hace Jerry a Elaine al llamarla “blackberry people”.

Gracias, Larry David :')

8 comentarios:

Anónimo dijo...

que pendejada, supongo que debemos imitarte ¿no?

Angel B dijo...

Te apuesto lo que quieras a que el comentario previo salió de una cuenta de Hotmail. Lo que quieras :)

No sabes lo que detesto el celular y el teléfono en general. Ha de ser por mis años en soporte donde cada llamada era potencialmente una puerta al infierno. Pero incluso hoy dia la chamba llega por ahi asi que no hay opción. Pero si pudiera recibiría todo via email, Twitter y comentarios en el blog.

O algo asi. Todavía los SMS me parecen mas decentes aunque luego nos son tan prácticos.

leon dijo...

Yo justamente deje de usarlo por la recurrencia criminal a llevarse mi telefono cada 5 meses. y por ke tambien soy un especialista en perderlos en el taxi. Pase casi 2 años sin usar telefono y era de lo mas genial, mis amigos se sorprenden muchisimo cuando hay que marcarle a alguien y se tardan un buen en encontrar el numero en la memoria de sus telefonos, cuando lo encuentran yo ya descolgue y marque de memoria,por que a falta de la agendita ke traen los celulares, yo uso mi memoria mental que es bien rapida. Como todo se ha puesto violento mi pe y mi eme, me suplicaron ke empezara a usar uno de nuevo y la verdad me sabe mal tenerlos preocupados cada que ando de vagal, osea todos los dias. mi hermana tambien me paso un cell ke ya no usa por que no es smart phone y muy a webo reproduce mp3 y eso... tenerlo de vuelta me hace pensar en lo que dice chck palaniuk en el club de la pelea. " las cosas que posees, terminan por poseerte". saludos.

Rox dijo...

Angel: JA! estaría chido eso de sólo contestar por el blog :P

Leon: Pues yo no me sé un pinche teléfono. Si me pierdo, sólo me sé el teléfono de la casa de mis papás.

Ayer me perdí de una peda por no traer el cel a la mano. Pues así pasa.

Anónimo dijo...

Yo tenia un amigo pobre del oxxo y lo use como 6 años hasta que dejo de funcionar, entonces lo jubile y me quede sin celular un par de años. Después por trabajo me compré una BB toda modernidad pero se la regalé a un moquito de 15 años y desde entonces no tengo cel.
Es el último símbolo de status y de high tech salir de tu casa sólo con tu cartera y tus llaves.
Mueran de envidia.

Erik dijo...

Muy bonito e interesante tu blog, pero tu gusto por seinfeld y curb me convenció!!! soy tu fans!!

saludos!!!

Rox dijo...

Acá andamos Erik ;)

Sara dijo...

Sólo he tenido un celular en la vida, desde hace 5 años y pues sí, ya da algo de pena. No lo cambio pues no lo uso y dudo que un smartphone me sirva de pisa papeles/rompe nueces/ toca puertas tan bien. Igual me mudé y ya no me llama ni mi madre...

Saludos