viernes, 6 de mayo de 2011

¿Dónde estás Don Draper, cuando más te necesitamos?

Cada año, con motivo del día de las madres, nos vemos atascados con lo piorsito de publicidad. Las cantidades exageradas de cursilería y misoginia que salen en la tele, radio y espectaculares me provocan las ganas de patear ejecutivos en corbata.

En especial, hay un comercial de Iusacell que me inquieta de sobre manera: durante casi todo el comercial, el niño impide que los papás se den un beso utilizando esas “graciosidades” que hacen los niños. Supongo que en esta época, los niños abusadores con complejo de Edipo son “bonitos”. El niño manipulador y la madre embobada me comenzaron a dar agruras. El padre, harto de que su hijo se agandalle a su mujer, se le ocurre regalar un smartphone 4G a la señora. La mujer, que es una interesada, ¡por fin! besa al señor que sabe que dinero mata carita. Al final, el padre le hace un guiño al hijo de “ya te chingué”.

¿Qué pedo?

Eso me hace extrañar harto los comerciales del “hijo ingrato” de Ekar de Gas. Toda una institución en lo que a comerciales se refiere. Snif.

1 comentario:

Gaara dijo...

jaajjajaja...No mames ta bien chingon el comer de ekar de Gas...Deja voy a comprar uno...