martes, 24 de mayo de 2011

Mad Men S01: Cry Baby

No había escrito porque estaba viendo Mad Men. Como lo indica mi tag Don Draper, la serie me tiene traumada. Y justo este sábado el mundo terminó para mí: se me acabaron las 4 temporadas de Mad Men y ahora tengo que esperar como embarazada con la espalda jodida. Tengo que confesar que no fue amor a primera vista. El drama quinceañero de todos (¡TODOS!) los personajes me provocó salir a golpear jovenzuelos. Afortunadamente, para el final de la primera temporada y durante toda la segunda, le hallé sentido a la vida y dejé de golpear gente.

Si Mad Men transcurriera durante los dosmiles, la agencia de publicidad Sterling & Cooper sería una fábrica de software (tipo Facebook o Google). En vez de Marilyn tendríamos a Lady Gaga. En lugar de Vietnam, la Guerra del Golfo parte 2. En vez de alcohol tendríamos… alcohol. Da gusto saber que las cosas buenas son atemporales.

¿No saben de lo qué hablo? Para su suerte, tengo hasta marzo de 2012 para contarles.

Temporada 1: Donde sabemos porqué chillan todos.

Peggy, una joven secretaria llega a trabajar a la agencia de publicidad Sterling & Cooper. Entre humo de cigarro y borrachos, se las ingenia para complacer a Don Draper, el líder moral / dios-creativo de la empresa. Comienzan los sesentas y es una gran época para vivir en Nueva York y trabajar en publicidad. Hay dinero para gastar en pendejaditas y los creativos muren por hacerte creer que necesitas lo que no necesitas. Justo acaban de inventar la píldora anticonceptiva y así podemos tener dramas que incluyen copulación irresponsable. Por eso, Peggy se enreda con Pete, quien al día siguiente de encamársela, se casa. El sufrimiento amoroso derivado de la caída de chones de Peggy no se compara con el sufrimiento de Don. Apuesto y adinerado, con una esposa gracekelliana, no sabe si pasar más tiempo con la familia o con la sucia y drogadicta amante hippie (no imagino porqué) Sin embargo, un obscuro secreto es lo que realmente lo acosa: Don es Dick. El verdadero Don murió en Corea y el muy Dick se hizo colgar las medallitas de Don. Y es que el ranchero pobre Dick-Don tuvo una mamá puta y un padre cabrón (ay). Al recién casado Pete no le va mejor. Descubre que las mujeres están locas y más cuando toda la vida han sido adineradas y consentidas. Con los suegros respirando sobre el cuello, Pete llora y se consuela, de vez en vez con Peggy. Betty Drapper también está loca. Mata los palomos del vecino y sufre por ser ama de casa. Se desquita con los niños y con Don, quien llega cansado de trabajar sólo para escuchar sus recriminaciones. Pero hay que entenderla, es una época difícil para las mujeres. Entre ellas, la que más resalta (en parte por la cantidad de bolas que tiene repartidas en el cuerpo) es Joan. Jefa de las secretarias, se las sabe de todas en Sterling & Cooper. Y no sólo porque se acuesta con Sterling, si no porque es inteligente y obtiene, usando desde un par de nalgas hasta un comentario a tiempo, lo que quiere. Sterling, el socio más joven, sufre por… en realidad no sufre más que un ataque cardiaco ya que es un cínico. Por supuesto, hay más gente con sus propios dramas: un maricón de clóset, un escritor de clóset, un alcohólico conocido, un par de niños descuidados, una vecina metiche y muchas amantes para Don. Otros grandes protagonistas son el alcohol y el tabaco que, sin la moralina hipócrita de esta época, podemos disfrutar a través de la pantalla. Esa temporada cierra con Don Draper dejando a los ejecutivos de Kodak con la lagrimita de Remi al hacerles un comercial ahora conocido como “momentos vomitivos kodak”. Don se da cuenta que ama a su familia y piensa -por dos segundos- dejar a sus amantes. Entonces llega a su casa y la encuentra vacía. BUA. De menos, final para Peggy es más espectacular. Durante 13 capítulos, la vimos crecer en inteligencia y medidas. De secretaria, pasó a ser parte de los creativos-escritores. Su habilidad publicitoril e ingenio la hizo ganarse un lugar entre los hombres, quienes envidiosos decían que había subido de puesto porque se acostaba con Don. Pero fue Pete quien le arruinó el festejo de promoción; sin saberlo, Peggy estaba embarazada y comienza a parir.

3 comentarios:

bucalem dijo...

Peggy es mi personaje favorito, por mucho. El final con Betty disparando a las palomas a mi me gusta un buen, como que representa toda sus frustraciones de señora rica.

Sara dijo...

Recordé esa primera temporada, ah cómo odié a Betty Draper.

Y aunque fue lento pero contento dio paso a una gran serie.

Saludos

Rox dijo...

Sara, qué bueno que comentas porque ya se me había olvidado que debía esta reseña :)

Saludos!

Bucalem: también la mía ya le tocará más en la cuarta temporada