jueves, 16 de junio de 2011

Day 08 - a song that you know all the words to

Siempre he sido buena para memorizar. Mi mamá recuerda que desde el kinder me aprendía con mucha facilidad las canciones. Y qué decir de la escuela: era tan machetera que parecía merolica al estudiar. Después, comencé a aprenderme películas. Aun existen largos fragmentos de La Cenicienta y Dos tipos de cuidado en mi cabeza. Al parecer tenía el disco-película de Disney desde los menos 8 meses de edad. Así que lo primero que dije, después de mamá, papá, agua y caca fue “Se lo haremos, se lo haremos / un vestido a Cenicienta / un vestido tan precioso / que luzca el más hermoso / en un tris-tras lo haremos / no descansaremos/ bailando el vals será una flor/ en brazos de su amor / se verá como una reina, Cenicienta” Así de corridito, lo juro.

Dos tipos de cuidado no es una película para niñas. Y menos cuando habla de violaciones, mentiras (aunque piadosas) e infidelidades. Además del famosísimo duelo de coplas entre Pedro Malo y Jorge Bueno, los diálogos me parecen fascinantes. “Te descasas, me caso, te casas y ponemos casa en los Estados Unidos”, “no se abure seniora, todo es para que los hijos que tiene Jorge con Genoveva no los toque la herencia. Yo los cuento lo que me dijo el General. Cuando yo lo pregunto nomás contestan: hay cosas que no se puede asplicar a asté”.

Las palabras son la personalidad del lenguaje. Y por supuesto, también del que las dice. Por eso en narrativa es difícil definir un personaje en base a su lenguaje. Va más allá de elegir groserías o palabrería culta. Es el realmente creer que el personaje puede expresarse así. Hace poco, trabajé con un personaje, una niña llamada Isabel. Fue complicado porque no bastó con mis ganas de inventar palabras. Admito que en algún cuento no lo logré.
Por lo pronto, sigo coleccionando palabras con la esperanza de usarlas en algún lugar. Y hay canciones que son excelentes almacena-palabras, como Chilanga Banda o cualquiera de Estopa.
(algo cutre, pero que se le va a hacer)

No hay comentarios: