sábado, 18 de junio de 2011

Day 10 - a song that makes you fall asleep

Si dormir fuera un superpoder, yo sería Iztaccíhuatl, la mujer dormida. Aunque no se qué cosa positiva tiene el caer dormida durante el día. Yo lo hago después de comer: una pestañita de 20 minutos a hora y media. Y los fines de semanas de flojera, hago dos siestas. Una después de desayunar y otra después de comer. Puedo dormir hasta 4 horas durante el día y estar como fresca lechuga a la mañana siguiente.

Puedo dormir con ruido y luz. Y cuando mi viejo pone una de esas películas raritas y aptas para almas obscuras, yo duermo. No porque sean aburridas (algunas sí), sino porque la cama me llama. A veces, duermo y despierto. Duermo y despierto. Por eso, en mi mente hay películas mezcladas que resultan más emocionantes de lo que realmente son. Por ejemplo, los chinos asesinos y torturadores de la pantalla se convierten en el alimento de los zombis de mi sueño. O la escena de amor (sexo) de mi subconsciente se mezcla con los vampiros maricones y hacen una orgía en el infinito y más allá.

Mi viejo me reclama por engañarlo con Morfeo. Aunque a veces el también cae y la que se enoja soy yo, por hacerme ver esa película (dormida). Y es que enojarme lo que mejor hago después de dormir.



Mi papá, que padece de insomnio, sólo escucha este tipo de música.


booooringgg!

2 comentarios:

Hoke The Warrior of the Light dijo...

me gusto tu reflexion de superpoder...a mi me gusta mas no dormir. Tengo poco tiempo siendo fan de tu blog, pero lo disfruto mucho...saludos.

Rox dijo...

Es divertido desvelarse, tuitear pendejadas, ver películas... pero pos como que se me niega a mí casi siempre

Gracias y saludos :)