domingo, 19 de junio de 2011

Day 11 - a song from your favorite band

No sabía sobre qué escribir este día. ¿Mi favorito qué? ¿guiso de gordita queretanas? ¿cocktail virtuoso? ¿marca de pasta de dientes? Entonces un artículo de la gran revista Distintas Latitudes me dio el tema: el porno y el feminismo radical y cito:
¿De dónde proviene el deseo? ¿Por qué deseo lo que deseo? ¿Por qué cojo como cojo? ¿Por qué beso como beso? Esto, al final, invita a reflexionar en torno a: ¿En qué momento y a través de qué dispositivos configuré mi concepto del placer, del amor, del sexo? ¿En qué, de todo ello, participó el porno? ¿El cine, la literatura, la televisión, la música?
La reflexión que propone la autora (Estefanía Vela) dio en el clavo y me puso a pensar mientras andaba en bicicleta: ¿De dónde saqué mis favoritismos respecto al sexo? Pensé entonces en las distintas relaciones que he tenido en mi vida. Lo que me gustaba con cada uno, lo que les gustaba de mí. Cómo me comportaba y porqué. En cómo el corazón o la falta de sentimiento ha influido en el momento chiguenguenchón. Incluso, la forma y destreza de mi cuerpo ha dado resultados diferentes. El estado de ebriedad, la confianza en mimisma y hasta la ciudad o la temperatura ambiental son otras variables que debo considerar. Ah se me olvidaba: el que está abajo o detrás (juar).

Acepto que tengo ciertos patrones. Al fin y al cabo tengo bastantes años conociendo y conviviendo a mi vagina y sé lo que la hace feliz. Puntos de internetz para mí.

El artículo habla de cómo las feministas radicales han intentado prohibir el porno. Porque cosifica a la mujer y mete ideas de subordinación femenina en la gente. Yo no estoy a favor de la prohibición. Y no por los megas de películas porno almacenadas en mi disco duro, si no porque defiendo la libertad de elegir y de actuar. Y la responsabilidad enfrentar las consecuencias de nuestras decisiones.

Entiendo y considero que sí existe la llamada cosificación de la mujer. Sin embargo, no está relacionado con el porno. La forma de enfrentar esa cosificación se llama RESPETO. Y es que las mujeres somos expertas en faltarnos al respeto. Por ejemplo:
  • Tu novio te prohíbe cosas: que uses ropa sexy, que hables con gente que no aprueba.
  • Hace comentarios condescendientes sobre ti “claro que leí el libro / vi la película / escuché un disco, si me lo diste tu mi amor”
  • No se te quita de encima, con el pretexto “que no te pase nada”. Lo agarras de chofer porque... ¡qué hueva andar en coche!
  • Lo aceptas de vuelta una y otra vez, a pesar de que sigue haciendo lo que tanto te lastima.
  • Te chantajea con palabras y lo chantajeas con lágrimas y sexo.
  • Te engaña o le mientes.
  • Dice que cuando seas su mujer, vas a dejar de hacer aquello que tanto te gusta. Dices que sí.
  • Desconfía de ti y hace drama de cualquier cosa “porque te quiere mucho”. Aceptas el drama porque así te sientes querida.

El brinco hacia una relación sexual poco (nada) satisfactoria no hay más que un empujoncito.
  • Finges orgasmos escandalosos para su satisfacción.
  • Finges inocencia e inexperiencia.
  • Aguantas humillaciones que se hubieran arreglado con un simple NO.
  • Te limitas a satisfacerlo a él.

Como dice el dicho: been there, done that. En esa rápida revisión de mi sexualidad (la bici iba en chinga) encuentro que me he fallado y me he faltado al respeto. He tenido buenas, malas, extraordinarias y terribles experiencias. El porno ha tenido los mismos puntos a favor y en contra.

Al coger, las barreras debe acordarlas la pareja sin importar los que establezca [inserte-aquí-porno-religión-sociedad-%capilar]. Debemos trabajar para que el sexo favorito sea el de hoy.



Long Road To Ruin ha sido premiada (por mí que es la que cuenta) como la mejor canción para manejar en las carreteras del mundo mundial, hasta el final de los tiempos y dos semanas después.

3 comentarios:

May dijo...

Me encantó la temática del post y por supuesto la canción. Creo que con la única persona con la que tengo que quedar bien es conmigo misma. Te sigo leyendo.

Marcus J. Kennedy dijo...

Es extraño lo que puedes aprender de un desconocido, interesante de alguien mayor y util lo de una mujer... Me encanta Foo Fighters y me hiciste recordar que esa cancion no la tenia! Saludos...

Rox dijo...

Gracias por leer y comentar, saludos a ambos :)