domingo, 26 de junio de 2011

Day 14 - a song that no one would expect you to love

Una se cansa con la mudanza, pero le satisface empacar recuerdos y abandonarlos en la casa del cerro. Toma la avenida semi-iluminada y baja por última vez viendo la luna caer sobre las luces de la ciudad. Una sabe que no necesita demasiado maquillaje cuando ha vuelto a sonreír. Una sabe siempre sobrevive y cree que el cambio de casa es el último de la lista.

Alguien aparece aquella noche que una se emborracha. Alguien la lleva a la casa junto a las vías del tren. Se mete a su cuarto, a sus sábanas. Alguien le besa todo el cuerpo y ocupa un espacio que nadie sabía que existía.

Una siente que necesita contarse un brazo, desencajarle una pierna. Que las rodillas se doblen hacia afuera y que le salgan dedos en todo el cuerpo. Una y Alguien son un Picasso sobre la cama: un cuerpo con dos cabezas; las manos son de una, las nalgas de alguien. Se amarraron los codos y se voltearon las piernas.

Una no esperaba querer verlo más seguido y extrañarlo durante una semana. Alguien no esperaba sentirse tan a gusto a su lado. Una no esperaba que se pudiera hacer “nada” todo el día y que esa “nada” fuera mucho. Una no esperaba que alguien que alguien quisiera quedarse todos los días.


Supongo que el que me guste Enjambre es bastante previsible para quien me conoce. Melodías con ritmos viejos y melódicos. Pero no se dejen engañar por los acordes bonitos de las grabaciones. En vivo suenan durísimo. Y la canción le queda perfectamente a lo que hace algún tiempo hubiera jurado que es ficción.

No hay comentarios: