viernes, 8 de julio de 2011

Day 18 - A song that you wish you heard on the radio / cosas que nunca hubiera querido oir

Existe gente especialista en decir cosas que no queremos oír. Cosas personales a gente que apenas llega a conocida. Esas cosas que sólo salen cuando se está bajo los influjos del alcohol (como dicen en las noticias). Es gente terrorista que considera que el sufrimiento con el que cargan los autoriza para compartirlo.

Hace algunos días, vi a un fellow computito comer frutas y verduras de almuerzo. Cosa extraña ya que el almuerzo oficial computito es gordita de migajas rellena de tacos de chamorro y quesito derretido encima. Poco chile por aquello de las agruras. Le pregunté si en verdad le gusta comer las variantes pasto y respondió que sí. Otro fellow computito se metió a la plática y comentó que él también está acostumbrado a comer verduras. Y cito: “en mi casa comemos muchas frutas y verduras debido al alcoholismo de mi papá”

O…kei.

Las mujeres son más propensas a soltar intimidades. Por ejemplo, La Menstruona. La Menstruona llega al trabajo/banco/súper con cara de desvelo: ojeras largas, baba seca en los cachetes y los pelos revueltos. Un buen observador social se abstiene de hacerle la típica pregunta de compromiso ¿Cómostás? Con verla, sabemos que hay que huir. Pero la Menstruona no necesita preguntas inútiles sobre cosas sin importancia. Basta preguntarle si está listo el reporte o necesita algo más. Invariablemente, ella contestará: “[Si / NO] me siento fatal porque estoy reglando y siento que en cualquier momento me explota el abdomen. Estoy segura que la cantidad de sangre que me sale de la vagina llena una cubeta. Qué digo una, ¡dos cubetas!” y cierra con un “ay, porqué a mí” o, si el pobre preguntón es hombre dice “que suerte tienes de ser hombre”

Toni, una señora española con la que viví un tiempo, era especialista en decir cosas que no quería escuchar. Toni me rentaba una habitación en su piso (departamento) y como recién me habían corrido de otro depa, procuré tener una actitud receptiva. Toni andaba en sus sesentas y gustaba de fumar y traer las chiches colgando por toda su casa. Tenía un amancebado que se iba temprano a trabajar o a sabequé. La cuestión es que yo me quedaba en casa y ella aprovechaba para contarme la tragedia de su vida. El primer día me enteré que era viuda. El segundo día por la mañana, que tenía mal los pies y poco falta para que no pueda caminar. Por la tarde me contó la desgraciadez de sus hijos. Por la noche, me dijo que se le habían jodido más los pies porque el día que la iban a operar, los trenes en Atocha explotaron y suspendieron su operación. Para el tercer día sabía los issues con su pareja y el saldo de su cuenta de ahorros. Todo eso me hacía sentir terriblemente incómoda. Yo quería tener conversaciones tipo “hola, que tal tu día; todo bien” y “Aquí está la renta”. Pero no.

Con el tiempo, también me fui de esa casa; la señora y su hija tenían una propensión al drama digna de cualquier novela de televisa. Cuando le dije que me iba, hubo llantos y recriminaciones. Recuerdo que me dijo que casi se desmaya de la impresión y que cómo podía hacerle eso, ella que tanto confió en mí. Pagué por una confianza impuesta.

No entiendo porqué la gente es así. Tan fácil que es abrirse un blog.


No sé como llegué a esta canción.  Supongo que por alguna liga de Juanma, que es de mis pocos contactos de por allá.   La bien querida hace muchas canciones cursis, pero amo la forma en la que mezcla los instrumentos.



A Manel si que lo conocí por el blog de Juanma y la producción de este video está bien chingona. La canción (también melosa) me encanta.  Está en catalán, al igual que éste es un cover de Common People de Pulp.

2 comentarios:

Sara dijo...

Ya me dio miedo, creo que yo era (o soy...) así, soltando declaraciones emo jajaja espero mis conocidos lo tomen con humor mientras mi lado virtual se queda todo lo que no debo decir "en la vida real".

Saludos





http://andromedaperseohistorias.blogspot.com/

Rox dijo...

Todos tenemos un emo adentro :P

Por allá andaré. Saludos!