jueves, 14 de julio de 2011

Sad song / el vestido de mamá

day 20 - a song that you listen to when you’re sad

El mes que entra asistiré a una boda y voy a llevar puesto un vestido de mi mamá. El vestido ya no le queda, pero hace 8 años entraba perfectamente. El vestido es sexy y muy bonito: es azul turquesa, con los hombros ligeramente descubiertos (caen las mangas). Entallado hasta media cadera / nalga y de ahí sale una falda con vuelo. La falda no es cerrada; se abre justo en medio de las piernas y hasta medio muslo.

Cuando me puse el vestido, me vi al espejo. Sumí la panza y saqué tetas y nalgas. No recordaba que mamá hubiera estado tan buena. Entonces me acordé. Mamá bajó de peso por tristeza.

Como todos, he tenido periodos de extrema tristeza. Esa tristeza me ha cambiado, pero a final de cuentas, he salido adelante. Sin embargo, la tristeza de mi mamá me pegó de manera muy diferente. Aunque la fuente del dolor me dolía a mí también, nada podía hacer. Son de esas situaciones en las que el estar ahí ayuda, pero no sana.

No estaba preparada para ver a mis padres como personas. Con defectos enormes y maneras ilógicas de actuar. Me agarró sin saber que hacer el verla con esa tristeza. Ella siempre había sido siempre supermamá, la mujer más fuerte y luchona del planeta.

Mi mamá es una mujer a la que las cosas sencillas la hacen feliz: ir al cine con su viejo (mi papá), tener a sus hijas en casa, compartir una carne asada, conversar con sus amigos, tejer para la nieta que está por nacer. No gasta en superficialidades y prefiere leer a andar en los chismes.

Con el tiempo, mi mamá recuperó tanto la felicidad como el peso. A sus sesenta y sabecuantos, no está muy gordita pero tampoco es una MILF. Y ni quien quiera que vuelva a estar así. Eso sí, el vestido me lo quedo yo.


Best of you, a pesar de estar en mi álbum favorito, no puedo escucharla. Me pone triste recordar lo que alguna vez significó.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

Insinúas que tu también estás bien buena?

Arturo Haro dijo...

jajajajajajajajajajajaja

May dijo...

Que post tan encantador

Beto dijo...

Yo recuerdo un grito, de esos que incian el llanto, en el estacionamiento de casa de mi abuela, la noche que murió.

Estaba oscuro y no pude ver nada ni oir más, pero era mi papá llorando. Todavía me da miedo cuando lo recuerdo.

Rox dijo...

Anónimo y Sivoli: Pues sí, buenez algo así como las de Mad Men jajaja

May: gracias

Beto: Chale, me dio cosa ese grito.

¡Saludos!