martes, 2 de agosto de 2011

BlogTestamento

day 24 - a song that you want to play at your funeral

Supongamos que mañana me muero. Pero mi muerte está muy lejos de ser una muerte corriente. Aquel trágico día, mis perros amanecieron oliendo algo en el patio. No era mi muerte, sino un tupper con carne y entes vivientes. Después de gritar ¿Quién dejó esta chingadera afuera? Me puse los guantes y tomé el tupper. Aunque el olor a wacala podrida era muy fuerte, no estaba dispuesta a perder mi colección de tuppers con tapita de microondas. Por eso, pasé a los entes vivientes a un bote de yogurt yoplait. En eso, escuché al camión de la basura. Salí corriendo con el tupper frente a mí. Un gnomo de jardín me metió la cabeza entre los pies y salí volando por el jardín. No me morí, ¿Quién se muere de una caída? Claro que cuando el bote de yogurt yoplait se vació, me quería morir. Grité ¿Quién chingados dejó este gnomo del jardín en el jardín? Apenas son las 9 y ya me llené de mierda, es mejor que me quede en casa pensé. Y lo hice así. Después de reportarme enferma (de la vida) en mi trabajo, me dediqué a procrastinar en la red. Fue entonces que pasó lo imposible: me explotó el monitor (no compren cosas chinas). Corrí (más bien, manejé) al hospital y justó antes de dejar el coche en urgencias, explotó el hospital. Sobreviví pero mi condición era lamentable. Estaba sucia, con la cara llena de sangre y el hombro dislocado. Mis pasos eran un poco arrastrados ya que había estado tomando vino. Un loco pensó que era zombi y me mató a hachazos.

Por eso, mi extraña y lamentable muerte me hizo instantáneamente famosa. El mundo descubre mi blog y las siguientes personas se hacen asquerosamente millonarias:
  • Ficción y cuentos publicados en cualquier blog. Para Ricardo Ortega, mi editor, regañador ortográfico y las diéresis de mis “u”s.
  • No le cuentes a mi madre y los blogs relacionados con los viajes son propiedad de Héctor Zape, de los pocos locos que saben lo que es viajar.
  • Los posts sobre computencias, la vida online y demás ñoñadas son para Ángel el Ornitorrinco. Que los sufre y valora igual que yo.
  • Este reto de las canciones se los queda Beto, quien ha sabido tener paciencia ante la infrecuencia de las entregas y me siguió la corriente, snig
  • Chilangelina se queda con lo que escribí para Recolectivo.
  • Todo lo demás lo se lo queda la asociación de perros donde recogí a Gaspachito.
Y nada de pleititos por la herencia porque regreso a jalarles las patas mientras se bañan.

Me gusta la idea de gastarme con elegancia.  Porque que porquería es vivir "ahí nomás"

7 comentarios:

Angel B dijo...

Snif. Estoy conmovido. Te prometo que los pondré en lugar especial y los citaré a menudo.

Y odiaría que te confundieran con zombi y te descuartizaran a hachazos, pero si eso se necesita para ser asquerosamente millonario, ni hablar. Nada es gratis en esta vida :)

Gracias por la inclusión en este augusto documento

Botica Pop dijo...

he visto al ornitorrinco como los sufre (y como los valora). qué linda manera de ponerlo.

Rox dijo...

Botica Pop: No lo dudé ni un segundo :)

¡Saludos a ambos dos!

Anónimo dijo...

Ja-ja-ja, no le dejas nada al Huevo! In your face, maquinita.

Pero óyeme no; si te mueres, te mato.

Anónimo dijo...

(Ash, el comentario anterior es mío, pero esta porquería me mandó anónima).

Chilangelinita.

Prox! dijo...

No pude imaginarme el funeral, snif. Pero sí me ví comprando el libro, je.

Beto dijo...

Así debe morir uno.

Ahora, agradezco que me dejes el reto de las canciones aunque ya me imagino las de demandas que me caerán por aquello de los derechos de autor.