jueves, 1 de septiembre de 2011

Olor a pañal

day 26 - a song that you can play on an instrument

La segunda temporada de Mad Men comienza con Don Draper mostrando los pectorales y bíceps. Un doctor le hace un examen físico; a sus 36 tomar cinco(o más) tragos y fumar dos cajetillas a diario le ha descontrolado la presión arterial. Don se enfrenta con la cruda realidad: el que sea asquerosamente sexy y creativo no le da salud… ni juventud. 

Ah… la juventud, esos años maravillosos en las que forjamos nuestro carácter y aprendemos las habilidades que nos ayudarán a poder pagar quien nos cambie los pañales en la vejez. El camino recomendado para lograrlo es la escuela. Ya saben: seis horas, cinco días a la semana en la que un viejito (a) nos marea con conceptos y dinámicas de equipo. Al final de la carrera (¿a dónde?) estamos convencidos de que estamos listos (¿para qué?) y que el mundo nos necesita. 


(Roger) Don, ¿no es posible que los últimos destetados tengan alguna perspectiva especial?... Alegría, entusiasmo… 
(Don) Si te refieres a si son una versión nueva de nosotros... no lo son. La gente joven no sabe nada. Especialmente, no saben que son jóvenes. 

Yo, como Don Draper tengo 36 y tampoco me gustan los jóvenes. Me vale madre el promedio obtenido o los proyectos “incubadora” que ganaron durante la universidad. Creo firmemente que deben sufrir para que comience a tomarlos en cuenta en el trabajo. Sin embargo, me desagradan mucho más los viejos que se niegan a cambiar. Que dejan de leer y de prepararse. Que se agarran con las uñas a lo que tienen y prefieren perder la mano a perder la silla. 

Algunos capítulos después, los jóvenes arrogantes lograron conseguir una cuenta para Don Draper. Durante la presentación, Don prácticamente se dedicó a mirar. 

Al final, todos seguimos aprendiendo. Lo intentamos y la cagamos (a veces, más de lo segundo). Quizá lo único diferente es que los jóvenes no andan premenopáusicos. 

Aunque aprendí a tocar el órgano (musical), ésta canción me salía rebien en el rockband. También cuenta, ¿no?

 

1 comentario:

alexnike90 dijo...

Claro que también cuenta.