miércoles, 14 de diciembre de 2011

La suave danza del dulce amor obscuro o el ridículo de los martes y jueves

Me inscribí en una clase en la que enseñan la suave danza del dulce amor obscuro. Es decir, danza africana. Nunca lo hubiera pensado, tanto tiempo de agarrarme y mirarme mi adorado cuerpecito para terminar descubriendo que:
  • Tengo 30 vértebras en el cuello y puedo sentir 32
  • Los calambres en las plantas de los pies duelen más que los del dedo chiquito
  • La cadera cumbianchera no funciona con los tamborazos
  • Mis hombros están desconectados del cerebro 
  • Tengo la flexibilidad de un mueble rústico 
La clase es más o menos así: un jipimadafaka de esos que tocan los tambores en el río ameniza toda la sesión. Dura más o menos hora y media y es dirigida por un maestro flaquérrimo y con rastras largas que se desespera ante mi rusticidad. Todos estamos desnudos descalzos.

La sesión de calentamiento / estiramiento dura alrededor de 30 minutos. Aunque no bailamos, yo la disfruto mucho. Desde que dejé de chuparme el dedo gordo (del pie derecho (cuando tenía año y medio) ), me volví una tabla. Nunca fui de esas niñas gimnastas que podía abrirse de piernas (ejem) o doblarse (ejem) hacia al frente sin flexionar las rodillas y hasta poner la frente contra las piernas. Pero no sabía que estaba tan tabla (ver imágenes ilustrativas)

La siguiente media hora / 40 minutos es, ahora sí, de baile.

Las coreografías incluyen brincar llevando las rodillas a la panza, flexionar las rodillas mientras que las manos “cosechan” algo imaginario, dislocarse los hombros cada tres pasos y mover la cabeza como gallina recién decapitada. Esto con sexis movimientos de cadera y chichi. MUY COMPLICADO. Es divertido, aunque soy la peor de la clase. La última de la fila. Literal.

Al final, el estiramiento. Y los cantos a la madre tierra.

En la última clase el maestro nos enseñó una danza que se utiliza para seducir. Gracias a Buba no soy africana, de lo contrario, sería virgen.

4 comentarios:

La flaca dijo...

jajajajaja... que buen post, me cague de la risa mi querida Rox, saluditos desde tierras regias!

Dib dijo...

¡Qué fresa quedó todo el blog! ¡Ay goey!
Ya había puesto un comment, pero al parecer el Dios del Internet lo borró o no dejó que se posteara.

Básicamente decía que me gustó mucho este post (sobre todo los dibujitos) y que ya extrañaba algo así.

Un abrazo.

Rox dijo...

jojo hombres visuales que acusaís a la mujer... ok no.

Flaca: hey! mucho tiempo sin leerte. Saludos hasta la tierra de cabrones y cabritos.
Dib: Así es el monstruo come-comments del internetz. IguanasRanas

Angel B dijo...

Básicamente me tomé unos segundos de descanso de la risa que tengo de leer esto para escribirte y platicarte de esto.

Lo voy a leer otra vez para seguirme riendo :)

Gran post