jueves, 15 de diciembre de 2011

Orsai y las decisiones de consumo

Cada quien decide en qué gastar su dinero, eso no está a discusión. Lo que hace diferente a cada consumidor es el por qué decidió comprar un producto y no otro similar. El primer criterio es, casi siempre, el precio. Obviamente, la calidad es algo que cualquiera con 3 neuronas considera. 

El dinero que recibo por ser computita me da la opción de poner otras variables a la ecuación. Por ejemplo: nunca compro verduras, frutas, carne, jamón, pan y otros alimentos en el súper. Aunque estén más caras, prefiero tener un señor carnicero o ir con la doña de la central de abastos (que por cierto, es más barato). Esto es porque creo en la comunidad y prefiero darle mi dinero a un conocido que a un gringo negrero. 

De restaurantes, evito las cadenas comerciales. No tengo plan en el celular porque creo que gastar más de 400 pesos al mes por farolear es demasiado. Nunca compraré algo de Apple porque me caga el borreguismo y su obsolescencia programada. Pago gas natural por onda ecológica. 

La compra de libros es una de las decisiones que más me cuestan. Y es que algunos son re-caros. Desde que me enteré que en Gandhi los libros son más baratos porque le cobra un ojo a la editorial por ponerlos en sus estantes, ya no compro ahí. Y las editoriales no se quedan atrás en la cadena de intermediarios, al pagar al pobre autor una madrecita. Cuando leí que a Fedro Carlos Guillén le pagaban algo así como 500 pesos por artículo (o algo así de nada) me decepcioné. Si a eso le añadimos que hay muy buenas cosas que leer en internet o en PDF, la industria de la literatura (aunque les duela a los puristas que se sienten prostituidos por vender su trabajo) está a punto de entrar en coma. 

Por eso, el monstruo que es Orsai y en lo que se quiere convertir, me emociona. Hay otras razones: 
  • He leído todo el blog de Orsai y todo el de Más respeto que soy tu madre.
  • Hernán nunca ha bajado de internet los textos que hizo libros. 
  • Hablo de El Gordo y de Chiri como si fueran viejos amigos “Hoy, Hernán escribió que su madre lo puso en ridículo ante sus lectores”, le digo a mi Maridaje. 
  • La revista es una locura de una bola de amigos. 
  • Son pro-Creative Commons, es decir, entienden por dónde se mueve esto del internetz. 
  • Y por supuesto, nació del un blog y se alimenta de internet.
Pero, ¿Para qué lo digo yo, si Hernán lo cuenta en TEDx?



Así que decidí hacerme distribuidor del siguiente año. Las revistas las venderé al costo, sólo necesito saber quién está interesado (de preferencia en Querétaro o Guadalajara).

Si no sabes de lo que es Orsai o las 4 revistas que han salido, pícale aquí

Si estás interesado en comprarlo el año que entra, déjame un mail: rossymr@gmail.com

3 comentarios:

BalamQas dijo...

:) me he divertido mucho y conmovido escuchando a Herman, siempre me sucede cuando sé que se puede luchar contra los grandes y prevalecer.

Ame tu comentario de que nunca comprarias un producto Apple "porque me caga el borreguismo y su obsolescencia programada"

Un saludo desde Cancun :P

Rox dijo...

Saludos Balam!!

PatoLogico (Narf-Norf-Sort!) dijo...

Si, es muy interesante la propuesta. Recién me enteré, pero ahondare en ese proyecto.

Suerte con tu difusión! saludos desde Buenos Aires.