lunes, 2 de enero de 2012

Año nuevo, entenado nuevo

Me robé una perra.  Bueno, no sé si robar es la palabra ya que el vigilante del fraccionamiento la abandonaba en la calle y todo el día estaba amarrada con un lazo.  Así que ayer me acerqué a ella y como vi que me siguió la corriente, la agarré.


Fari, ya sin sus rastas.

Obviamente, mis perros están locos de celos y la perrilla un poco sacada de onda. Pero ya le corté esos horribles nudos (la pobre se los jalaba) y al rato va al veterinario para un chequeo total y baño.  Es obediente, jueguetona y besucona.  No le teme a los perros ni a la gente. Al parecer no está mal alimentada ni enferama. Me parece que es cachorro, pero para no decir mentiras, haré un update post-veterinario de todos esos detalles

La voy a poner en adopción por medio de la asociación en la que adopté a Gazpacho.  Pero si alguien está interesado, contácteme.  Y pasen la voz, por favor.



Gracias!

1 comentario:

Neurotic Marianita dijo...

Qué hermosa!!! Por personas como tu, aún hay esperanza en este mundo.