lunes, 30 de abril de 2012

Me encontré una chiva



No estoy segura que la palabra correcta sea “encontré”.  Y es que eso suena a que de pronto apareció en mi casa o como si fuera un billete que estaba en el piso.  Chiva estaba echa bolas en un desagüe de una avenida.  Iba en el coche y la vi.  Pasé el primer retorno y seguía pensando en recogerla o no.  Luego me encariño y sufro cuando se va. ¿Y si está herida? Tenía que hacerme responsable del tratamiento o tal vez no quedaría nunca bien. Entonces pensé: qué demonios.  Y volví.

Me estacioné y caminé hacia donde la había visto.  Me imagino que la pobre caminó hasta que ya no pudo llegar más lejos.  Y por eso bajó el camellón (es de esos que tiene jardines y pista de para correr) y se quedó en el desagüe.  Me acerqué y no opuso resistencia cuando la toqué.  La recogí y la calmé con palabras suaves; en el coche le toqué las patas y no lloró.  Me pareció que estaba bien.

En casa está nerviosa.  Aun así no ladra o chilla.  Sólo tiene que estar encerrada (en un cuarto, en el patio) para que se eche y esté en paz.  Es muy faldera y amigable con la gente.  Se les acerca moviendo la colita y da un pequeño beso con la lengua.  La veterinaria me dijo que tiene 2 a 4 años, así que no crecerá más. De tamaño es pequeña (pesa 5 kg) y tiene ojitos de mapache.  Con Gazpacho y Scampi tuvo un primer grrr y después se dedicaron a ignorarse.  Dos días después quiso acercarse más a Scampi y el celoso (traía un juguete) la intentó morder.

Me angustia que esté así de nerviosa.  Quiere salir y buscar a su gente.  Se nota a leguas que es de casa, puesto que sabe caminar con correa, viene al llamado, hace pipí en el patio, sigue al dueño y quiere subirse a los muebles.  Además trae el pelo corto y también le cortaron las orejas y el rabo.  Por eso le puse Chiva, parece un chivo.

Voy a poner anuncios y la familia tiene una semana para aparecer.  De lo contrario, se la doy en adopción al primero que diga YO y que esté consciente de lo siguiente: la perrita está angustiada por no estar en su casa.  Los perros adoptados se tardan en comportarse como “de la familia”.  Estarán ansiosos, tristes e incluso hasta te lleguen a rechazar.  Gazpacho se tardó un mes y Scampi tres días.  Como tiene de 2 a 4 años, ya está acostumbrada a cierta rutina y ahora la extraña.  Ya tiene una personalidad y no va a cambiar demasiado.

En los 3 días que ha estado con nosotros me he dado cuenta que es una buena perra, cariñosa y obediente.  Ojalá que encuentre un buen hogar, snif


PD. ¿tu perro tiene plaquita? no seas codo.

1 comentario:

Mario dijo...

Hola, no te he visto por esta página, https://www.facebook.com/perrosqueretaroadopta?ref=ts son muy activos, avísales, la anuncian y con un poco de suerte aparecen sus dueños o adoptantes,

saludos
Mario