martes, 12 de febrero de 2013

Vendo membresías del club de fans de Ricardo Ortega

Ricardo, también conocido como mi viejo o mi maridaje, es escritor. Hay gente que al enterarse de su modus vivendi reaccionan como si les hubiera dicho que era domador de leones o sacerdote mormón: ¿De dónde lo sacaste? Y aunque los círculos queretanos de literatura tienen algo de cirqueros y fanáticos, lo que esperan es un ingeniero o computito afín.

Pero bueno, es escritor y lector de tapa dura. Me arrastra por ferias, expos y ciudades en la búsqueda de libros. Hojea cada libro, piensa en comprarlo -o no- un par de horas y luego camina media feria de regreso para comprarlo. Una vez, hasta volvimos al día siguiente. En las librerías, me he terminado libros completos por estarlo esperando (soy lectora voraz y veloz. Y sólo eran 50 hojas, ja). A veces, me convence de comprar libros que él quiere con mi presupuesto. Otras veces busca autores que no existen y resulta que nadie los conoce. Ahora, con el iPad colecciona ePubs. En secreto le doy gracias a S.Jobs por su inventito.

Sí. Mis pies sufren. Pero a veces, sufre más mi corazón cuando escribe. Su ficción tiene enormes referencias a su vida real. Así que a veces, las mujeres de sus cuentos además de ser las nalgonas esposas (o afín) del protagonista, son unas hijas de la chingada. En un bosquejo de cuento, en el que el hombre era maltratado y manipulado por una perra calculadora que lo obligaba a tener la cocina limpia, me hizo llorar. No hacía mucho que habíamos tenido una discusión cocinil. Es ficción, me repetía.

La mera verdad es que es un honor vivir ese proceso creativo de cerca. Desde reconocer su cara de "estoy inventando un cuento en este momento" hasta ir viendo como pule y crece cada cuento. He leído versiones espermatozoide, en las que la versión final apenas y se reconoce ese gen original. Sé cuando sufre mientras crea y cuando se siente inseguro de que se entienda. Leo, releo y escucho que lee.

Hace algunos meses, le publicaron un plaquette que es algo así como un folletín para jóvenes escritores. Yo le ayudé a maquetarlo en ePub, reeditarlo y subirlo a una página web, donde ya también le dio por la bloggeada / exhibicionismo.

Por supuesto, yo soy fan #1 de lo que escribe y desde ya, me autonombro presidenta del club de fans de Ricardo Ortega, administradora de la lana, mánager, secre en minifalda, aprobadora de entrevistas, webmaster, community manager y musa.

Pero ahora lo que importa que ustedes digan qué les parece. Ojalá lo lean y tengan tiempo de comentar que les pareció. Ah y recomienden ¡Gracias!

(Click en la imagen para descargar)


No hay comentarios: