viernes, 19 de abril de 2013

Acomodos camatorios

Antes de que mi Maridaje se mudara con nosotros, yo dormía con los perritos. Mejor dicho: mal dormía, porque conforme Scampi fue creciendo, me iba empujando de la cama. Pero la llegada de un hombre a mi cama significó que los perritos se fueran a la suya. Al principio, era una cama de humanos, que estaba en el cuarto de la tele. Después, cuando empezamos a utilizar esa cama para actividades recreativas, los perritos se fueron a sus camas perrunas, al cuarto de la computadora. 

Al principio estaban sacados de onda, pero dos o tres noches después empezaron a irse a dormir con la orden “a su habitación”. Bajaban las orejas y la cola, pero al final y sin hacer drama se echaban a completar sus 21 horas de sueño reglamentarias. Así estuvieron un buen tiempo. Entonces pasó que nos hicimos adictos a las series de televisión británicas (aka telenovelas), a las de zombis y a las de asesinatos. Compré un par de camas perrunas para el cuarto de la televisión y mientras la televisión sangraba, los perritos dormían plácidamente. Al apagar la tele, cada quien se iba a su habitación. 

Pero entonces llegó el frío y Scampi comenzó de chípil y justo antes de que dijera “a su habitación”, el güerito se iba a la nuestra. Entonces hice lo que debía: llevé sus colchones a nuestra habitación. A veces Scampi ronca. Otras veces mi maridaje ronca. Y me despiertan. (Otras veces ronco yo, pero no me despierto). Y más de una vez, desperté con el corazón en la boca porque se ponían a ladrar. En resumen, no duermo tan plácidamente. Pero no me quejo, me gusta que durmamos todos juntos. 

Un fin de semana, que los perros estaban bañaditos y olían a perfume, le pedí a mi Maridaje que les permitiéramos subir a la cama. “Mientras vemos a Dog with a blog, nada más”. Le puse ojos de Gazpachito asustado y cedió. Ahora, los cabrones se quieren subir siempre. Como que de pronto se acordaron de cuando dormían en la cama. Cada noche es igual. Se sientan muy derechitos y con los ojos fijos en nosotros. Mueven las patitas delanteras con ansia, como conteniendo que las de atrás los catapulten a la cama. Entonces les digo con voz firme: “ya, a su cama”. Scampi y Gazpacho meten el rabo entre las patas y arrastran su desdicha a su mullida cama.

2 comentarios:

Dib dijo...

Durante toda mi vida mi familia ha tenido perros como mascotas.
Grandes, pequeños, peludos, como sea. Y siempre ha existido la regla de que el perro NO ENTRA A LA CASA.

No sé si sea porque así me criaron o porque nunca he tenido un lazo importante con alguna de mis mascotas, pero no me imagino durmiendo con perros.

¡Pero qué poder!

Rox dijo...

Los perros tienen instinto de manada y por eso les gusta estar todos amontonados con nosotros. Los humanos que dormimos con ellos estamos enfermos, snif.

Yo la verdad no entiendo cómo dejan a los perros fuera. Mis perros fueron mis hermanitos y aunque había reglas, siempre estaban dentro de casa.

Estoy tan acostumbrada a su presencia que cuando estoy en casa de mis papás sin ellos, me siento extraña. Así se hizo una, ya qué.