viernes, 16 de agosto de 2013

Otro viernes, otra semana que no sé donde quedó

Los viernes salimos a las 5.  Yo casi siempre me voy a las 6 que es hora en que comienza el círculo de lectura al que asisto y que está a minutos de aquí.  

La oficina está casi vacía.  A veces, me pongo a platicar con los que se quedan.  Otras veces trato de ordenar las cosas para que el lunes no me agarre tan en curva.  

Termino la semana sintiendo que no hice nada y viendo el chingo de cosas que faltan por hacer.  Así que veo mi calendario: 15 horas de juntas.  El lunes entregamos un fix, el martes ajustamos los cambios, el miércoles volvimos a replanear, el jueves se fueron dos ENORMES compañeros y hoy... 




2 comentarios:

Sivoli dijo...

Es cuando el tiempo se empieza a convertir en un mal chiste.

Dony Tamez dijo...

Interesante blog, en especial por los puntos importantes que aportas, es cada vez más difícil interesarse por blogs y que hablen de temas interesantes.

Hotel en Querétaro