domingo, 19 de julio de 2015

Acá nos tocó pistear: TJ

Sólo algunas cervecitas, le dije al Richar. Era miércoles y mi cuerpecito creía que eran las 10 de la noche y quería lechita, pan, OITNB en la tivi y a dormir. Pero en TJ el sol de las 8 de la brillaba con enjundia.  Si no salimos, nos vamos a dormir y entonces nunca nos adaptaremos al horario, le dije. (Pretexto #172 para alcoholizarme: jet-lag)

El Richar es mi maridaje, mi jusbando, mi morro, mi acá, mi nalguita apachurrada, mi editor de posts, mi cobija de huesos. El Richar fue el que dijo: Tijuana, Beibi.  Tijuana pues, así que apaga la pinche tivi de San DiegoDelYorchBuch. El Richar también es conocido como el yacallatecabróndejahablaralosdemás; bueno, sólo cuando se alcoholiza. Y yo tenía que hacer que me tirara rollo.

A la Sexta. Luis Humberto y el Chango100 nos habían dicho: La Estrella de este Belén está bajando por la Sexta. La Sexta y la Revu está en un montecito, en el que las ranflas despintadas pasan echando el mofle y se llevan pal infierno a los mugrientos de creiziais que se cruzan, de donde nunca quisieran haber salido. En ese montecito, el Richar y yo nos tomamos de la mano, cerramos los ojos, bajamos la jeta y rezamos:


Part güan: Cawamadancin


Con la bendición echada, entramos al Bar los Cuatro Amigos, nos sentamos en una periquera y pedimos una cawama de Tecate Laid para los dos. El barmanto nos miró feo.  Como con desprecio. Como con rencor. Como si por ser pinches sureños nuestros pesos valieran pipídevaka. Miré alrededor. El lugar estaba oscuro y las parejitas se hacían cuchicuchimua entre tragos de cawama. Cada quien con la suya personal de cada persona. Y nosotros contaminando al ambiente con vasos de plástico. Pinches sureños lusers, provincianos cargadores de basura. Pero nunca de los jamases volveríamos a regarla. La tktita se hizo agüita de jícama y ora sí, pedimos otras dos. (Pretexto #14 para alcoholizarme: a donde jueres haz lo que vieres).  

Los Cuatro Amigos es un pinche antro bien federal en el que hay dos cosas rescatables: la rocola y el tubo. La rockola está enrejada y tiene un anuncio en inglish: ONLY ONE DOLLARS BILLS, PLIS. De la rockola sale música de esa para la banda bien acá machina, rudezca, de la que escuchan los novios que no le presentas a las mamás: METAAAAAAAAL. Al tubo, las niñas bien le dicen “pol”. PolDancin, dicen. Es un deporte rudo, dicen. Y ponen fotos en el feis colgadas con las patotas abiertas y se arma el drama provinciano en que se pregunta si las mujeres debemos colgarnos de patas en los palos y colgarlas en el feis. Pero en TiYei no se pregunta nada y nos colgamos de los palos con nuestras cawamas.


- Tenemos que hablar, le dije al Richar apenas me bajé del tubo. Estaba envalentonada por la ovación que recibí de 2 de los 3 borrachines a los que su morra los dejó wachar y de la chinita que vendía cuyuls de hielera.
- Vámonos a otro antro, me contestó.



(ail be baq)

No hay comentarios: